UN DÍA COMO HOY, 26 DE Marzo EN EL AÑO…

  • 1948

    Nace Steven Tyler

    El cantante nació en Nueva York en 1948. Es el vocalista de Aerosmith, grupo que se creó a finales de los años 70 y que sentó las bases de lo que sería el heavy metal. “Dream on” o “Walk this way” fueron algunos de los éxitos de sus comienzos. En los años 90 los de Boston resurgieron con fuerza con el álbum “Get a grip” (1993).

  • 1944

    Nace Diana Ross

    Nació en Detroit (Michigan). Sus comienzos están ligados al grupo The Supremes, que se formaron en los años 60. De las tres cantantes que lo componían, ella fue quien más éxitos cosechó una vez optaron por tomar caminos diferentes. Su primer sencillo como solista, “Ain’t no mountain high enough” (1970), no pudo tener mejor resultado. Había empezado el camino hacia una de las carreras más consagradas de la música de los años 70 y 80. En 1973 llegó su álbum debut “Touch me in the morning”, y poco después publicó un disco de duetos junto a Marvin Gaye.

    Otro de los grandes éxitos de su carrera fue también fruto de un dúo. Esta vez formó pareja musical con Lionel Richie en el tema “Endless love” (1981). Entrados ya los años 80 siguió publicando discos como “Silk electric” (1982), que incluía el tema “Muscles”, escrito por su gran amigo Michael Jackson, que logró alcanzar puestos altos en las listas de ventas.

    “Swept Hawai” (1984), también consiguió vender infinidad de copias, pero marcó un parón en la carrera de Diana que a partir de entonces vive en gran parte y musicalmente hablando, de sus éxitos iniciales.

  • 1985

    Las emisoras de radio de Sudafrica censuran los discos de Stevie Wonder

    Las emisoras de radio de Sudáfrica censuran todos los discos de Stevie Wonder, después de que dedicase el Oscar que había ganado la noche anterior (“I Just Called to Say I Love You”) a Nelson Mandela.

  • 1974

    Mike Oldfield consigue el disco de oro por su lp “Tubular Bells”

    Todo un éxito inicial que le valió, en ese mismo año, un Grammy a la Mejor Composición Instrumental, y que con el paso del tiempo no ha dejado de venderse sin parar. Al margen de lo estrictamente musical, “Tubular Bells” fue el primero que se lanzó bajo, un entonces desconocido, sello llamado Virgin, que más tarde se convertiría en todo un imperio dentro de la industria discográfica.

  • 1979

    Bee Gees llegan con “Tragedy” al nº 1 Billboard

    Tras una infinidad de discos publicados, en este trabajo la composición corre, en exclusiva, a cargo de los tres hermanos. Para entonces Bee Gees aún trataba de quitarse el efecto fiebre del sábado noche, para no limitar demasiado su música. Con este disco, que llegó a vender 20 millones de copias, cierran una etapa de giras, la del 70 se prolongó dos años, tomándose un año sabático en lo que a producción propia se refería. Su dedicación en ese tiempo se limitó a producir temas para artistas de la talla de Barbra Streisand, Kenny Rogers o Diana Ross.

  • 1977

    Elvis Costello lanza su primer sencillo: “Less than zero”

    Aunque nació rodeado de música, fue en 1977, exactamente el 26 de marzo, cuando Declan Patrick Aloysius MacManus, más conocido como Elvis Costello, con 19 años y recién llegado a Londres, como quien dice, lanzó su primer disco sencillo “Less Than Zero”.

    Ese sencillo formaba parte de “My aims is true”, su primer álbum, grabado por Costello para el sello Stiff Records que, por cierto, le había fichado por recomendación de Nick Lowe.
    Elvis Costello aún no vivía de la música y trabajaba por entonces como programador de ordenadores para la empresa de cosmética Elizabeth Arden.

    Pero la noche era su pasión. Especialmente, en un Londres en el que el punk estaba dando paso al movimiento “new wave”, un pop musicalmente mucho más consistente.

    La portada del primer álbum de Costello, muy “pop art”, le mostraba con la imagen que le haría famoso: chaqueta, vaqueros pitillo, gafas Rayban de pasta y su inseparable guitarra “Fender Jazzmaster”. El álbum fue un éxito de ventas y Elvis Costello pudo dejar su trabajo de informático para dedicarse sólo a la música.