Noticia

Van Morrison: ocho curiosidades que (quizá) no sabías de él

31/08/2018, a las 10:56

Cantante, compositor y músico norirlandés, Van Morrison es considerado como uno de los músicos más influyentes de su generación. Su música se caracteriza por una fusión de numerosos géneros musicales como el R&B, el jazz, el blues y la música tradicional irlandesa, Al respecto, el periodista Greil Marcus comentó que “ningún hombre blanco canta como Van Morrison”. El ‘león de Belfast’ cumple 73 años y recordamos algunas curiosidades de él:

1. Nació en Belfast, la capital de Irlanda del Norte. Desde que era un niño en su hogar se escuchó todo tipo de música, en especial jazz, blues y folk, ya que su madre era cantante y su padre, que trabajaba en un astillero, se dedicaba en su tiempo libre al coleccionismo de discos, acumulando con avidez vinilos de jazz y blues, sonidos, junto al folk y el soul, que marcaron su trayectoria profesional como artista.

2. Comenzó en la música como integrante de grupos. No era un buen estudiante y abandonó el instituto a temprana edad con la intención de hacerse un hueco en el mundillo musical de la zona. Pasó por varios grupos, entre ellos Dennie Sands and The Javelins y The Monarchs. Posteriormente se alió con algunos miembros de The Gamblers y, junto a otros componentes de los Monarchs, formó Them, una banda que contaba con la producción de Bert Berns. Grabó dos excelentes discos antes de sufrir diferentes tensiones con Berns y abandonar al grupo.

3. Sus grandes referentes, en la radio. Desde sus primeros discos hasta la actualidad, Morrison no ha dejado nunca de manifestarse como un rendido admirador de los pioneros de los géneros clásicos americanos. Descubrió a los grandes del blues, el soul, el country y el rock and roll escuchando la radio. En muchas de sus creaciones es habitual que alguien pida que se encienda la radio o se nos informa de que por el transistor suena Sam Cooke y compañía.

4. El músico encabronado. A Morrison, que fue criado como testigo de Jehova, se le ha definido alguna vez como “místico encabronado”. Algunos de sus mejores discos están especialmente impregnados de la inspiración cristiana que le iluminaba entonces. Sucedió a finales de los setenta y eso explica la sucesión combinada de himnos eufóricos y temas contemplativos que tanto abundan en Into the music (1979) o Common one (1980).

5. El león de Belfast. Van Morrison tiene fama de ser muy introvertido, aparte de un gruñón insufrible. Ese carácter huraño y amargado no sólo es para con la prensa y los directivos del negocio de la música, con los que no quiere nada; también el público de sus conciertos puede dar fe de ello. Aun así, no hay nadie que se haya subido a un escenario en los últimos cincuenta años que pueda disputarle el sobrenombre de ‘león’. Pero por si quedaba alguna duda, él mismo las despejó todas en 1972 cuando compuso y cantó Listen to the lion.

6. Sus mujeres, en sus discos. Van Morrison convirtió a las dos mujeres con las que ha contraído matrimonio en protagonistas de las portadas de dos de sus discos.  La primera, Janet Rigsbee, con un caballo en Tupelo honey. La segunda, Michelle Rocca, con unos galgos en Days like this.

 

vanportadas

7.  Se inventó una patria. Sigue viviendo en Belfast pero no es un irlandés al uso y rebuscó desde muy joven en los orígenes escoceses de su familia. Encontró algo que le gustó más que los highlands: Caledonia, el evocador nombre que dieron los romanos a Escocia, un territorio que no lograron conquistar. Así se llama de segundo nombre su hija mayor, dos de sus grupos y su estudio de grabación.

8. Padre, y luego, escritor de canciones. Lo primero que pone en su biografía de Instagram es ‘padre’. Tiene tres hijos de sus dos mujeres. Una de ellos, Shana Morrison, ha seguido los pasos de su padre y se dedica al mundo de la música.

Deja tu comentario