Noticia

David Bowie, el hombre que venció al mito

08/01/2018, a las 05:51

Con casi 30 álbumes de estudio a sus espaldas, decenas de papeles en diversas películas y series, la muerte de Bowie conmocionó al mundo que despidió a uno de los mayores iconos culturales del siglo XX.

El genio se fue, pero para quienes le querían permaneció en su recuerdo el gran hombre que fue David Robert Jones y que pocos acertaron a conocer.

Porque, al margen del personaje que logró construir con caras poliédricas (Thin White Duke, Aladdin Sane, Ziggy Stardust o Hunky Dory) David Bowie fue un hombre como los demás. En su tiempo libre, disfrutaba dibujando, pintando.

Era un apasionado de la escultura y, sobre todo, de la escritura.

Amaba a Tintoretto, lloraba con John Bellany, se extasiaba con el expresionismo de Erich Heckel, la energía de Picasso le alimentaba y las pinturas del afroamericano Michael Ray Charles le reconfortaban.

En el año 2000 declinó recibir el CBE, que es un galardón que otorga la reina Isabel II, y un título de caballero en 2003 ya que no sabía para qué servía. “Esas cosas no van conmigo”, aseveró.

Se casó con la supermodelo somalí Imán en 1992. Imán le salvó la vida. Con ella encontró la paz que tanto buscaba y fruto de ese amor nació Alexandria Zahra Jones, nacida en 2000.

David Bowie tuvo un hermanastro esquizofrénico, Terry que se suicidó en 1985. Esta tragedia le marcó personal y musicalmente y le inspiró varias canciones: “Aladdin Sane”, “All The Madmen”, “The Bewlay Brothers” y “Jump They Say“.

 

Su corazón le dio un susto en 2004. Fue sometido de emergencia en Alemania a una cirugía de corazón para tratar una arteria bloqueada.

 

En sus últimos 10 años de su vida, vibraba con la música de Arcade Fire y TV On The Radio, dos de sus bandas favoritas

Deja tu comentario