Noticia

#25deM80 La última visita a España de Nirvana

08/02/2018, a las 09:00

Ellos no lo sabían, pero el martes 8 de febrero de 1994, unos 4.500 jóvenes pagaron 3.000 pesetas por ver el último concierto que Nirvana daría en Madrid. Fue en el Pabellón de los Deportes del Real Madrid, cita que continuó al día siguiente en el Palau dels Esports de Barcelona.

Dos meses antes de morir, Kurt Cobain llegó a la capital un día antes del concierto, procedente de Lisboa en solitario, ya no viajaba con sus compañeros Krist Novoselic y Dave Grohl. Se encerró en el hotel Villa Magna del Paseo de la Castellana y sólo saldría para atender a las necesidades del directo. Sus compañeros, mientras tanto, daban una entrevista en 40 TV en la que hablaban de cómo habían cambiado, de que habían tenido que abrir cuentas corrientes para su fortuna y se acostaban más pronto ahora.

Mientras, Kurt seguí encerrado en esa habitación de hotel. Le faltaban unos días para cumplir 27 años y la idea del suicidio ya rondaba su cabeza, en parte por el incremento del consumo de heroína de los últimos meses. La propia organización de los conciertos se mostraba muy preocupada por el estado del vocalista: “El tipo no estaba bien, siempre hubo peligro de que cancelaran los conciertos programados”.

Dos años antes, en 1992, Nirvana ya había visitado España para presentar su célebre Nevermind. Para este nuevo concierto, el grupo eligió casi al 50% temas de este disco y del siguiente, In utero.  Por un lado, Breed, Come as you are, In bloom; por otro, Serve the servants, Penny royal tea, Dumb. Un total de 21 canciones sonaron aquella noche. La locura, obviamente, llegó en el himno Smell like teen spirit.

Apenas unos conciertos después, aún inmersos en esa gira de conciertos europea, Cobain fue ingresado en un hospital de Italia, canceló la gira y regresó a Seattle. Lo que pasó poco después, en abril de 1994, ya lo conocemos todos.

Deja tu comentario