Noticia

La historia de la corista de Michael Jackson que triunfó en solitario

21/07/2017, a las 12:21

En 1988, una jovencísima corista que acompañaba a Michael Jackson estaba en el escenario cantanto Just Can’t Stop Loving You con el rey del pop. Casi treinta años después, esa corista irreconocible por aquel entonces, que no es otra que Sheryl Crow, comparte en su Twitter un video de la actuación como una experiencia irrepetible en su vida.

Ese concierto en el estadio londinense de Wembley, dentro de la gira Bad de Jackson, siempre se quedará en la memoria de la cantante. Sheryl era por aquel entonces una muchacha que, como muchas, perseguía el sueño de ser una gran cantante. Salió de su pueblo natal y consiguió llegar a un casting en Los Ángeles para ser corista de una de las mayores leyendas de la música de todos los tiempos.

Después de haber sido corista de Michael, Sheryl trabajó con artistas como Bob Dylan o Tina Turner. Después de la repercusión ganada tras participar en la gira Bad, y sin pensarlo más, decidió preparar y lanzar su primer disco como solista, el cual incluía la canción que la lanzara a la fama internacional: All I wanna do, seguido del hit If it makes you happy que la ratificó como una estrella de nivel mundial.