Noticia

Chuck Berry y todo lo que aprendimos sobre rock

19/03/2017, a las 18:01

“El rock & roll es libertad”.

Chuck Berry

 

John Lennon dijo: “Si quisieran cambiarle el nombre al rock, deberían llamarlo Chuck Berry“, y resumió a la perfección la esencia del de Misuri.

Chuck Berry definió el ADN del rock & roll y basta con escuchar sus canciones para entender el género. Nos deja el hombre, pero permanece la leyenda y el legado.

#1. Es el padre del rock y del rhythm & blues. Chuck Berry apenas sabía leer y escribir, pero creció escuchando country, blues, boogie-woogie, swing y pop. Aprendió a tocar la guitarra de forma autodidacta, metió sus influencias en una batidora y creó su propio lenguaje dispuesto sacudir los oídos del planeta con una nueva música enérgica, sensual y liberadora.

La primera vez que sonó Maybellene, en 1955, el mundo nunca volvió a ser el mismo.

#2. Es uno de los mejores guitarristas de la historia, uno de Los Inmortales para la revista Rolling Stone, junto a los Beatles, Elvis Presley, Bob Dylan y los Rolling Stones. Y los influyó a todos, a algunos más de la cuenta: Lennon usó un verso de You Can’t Catch Me para su Come Together y acabó con una demanda de los administradores de Berry.

#3. Además de por sus acordes lo recordaremos por su particular forma de tocarlos, con la coreografía del pato. “Aprendí a tocar la guitarra delante de una mesa. En el escenario, seguí con esa postura, aunque la mesa ya no estaba”, contaba en entrevistas. Angus Young es el heredero de su coreografía. “La copié”.

#4. Nos deja algunas de las mejores canciones de la historia. La esencia del rock se concentra en las primeras notas de sus riff, como el de Johnny B. Goode, una de las mejores canciones de la historia. Tan buena que es una de las más versionadas de la historia. La hicieron suya los Rolling Stones de los 60 que versionaban clásicos y Jimi Hendrix, entre otros.

#5. Provocó que el término rockero fuese de la mano al de macarra. Él lo cumplió: estuvo en la cárcel tres veces a lo largo de su vida, por robo, por trata de blancas y por evasión fiscal.

#6. Perdemos el control de nuestro cuerpo cuando escuchamos su música. En la discoteca, en la televisión, en la radio. Han pasado seis décadas, pero mantiene intacta esa capacidad de hacernos bailar. No lo podemos evitar. Ellos, tampoco: